El libro es nuestro amigo

El libro es nuestro amigo
El libro es nuestro amigo. Cuando un niño o un adolescente leen tiene la posibilidad de asomarse a mundos inusitados

El valor de las letras

Cuando un niño o un adolescente lee, vuela con su imaginación al infinito. Las letras nos hacen cabalgar sobre mundos extraordinarios, ser princesas entre castillos de ensueño, héroes salvadores de la humanidad o alegres saltamontes rodeados de mariposas y ráfagas de brisas primaverales. Podemos elevarnos con la quilla de algún barco pirata, saltar de una nave hacia el espacio sideral o cruzar la puerta de la realidad hacia sitios fantásticos. La literatura es magia para nuestra primera infancia tanto como aventura en la adolescencia o pasión en la juventud. Los cuentos, poemas y relatos son las alas del alma.

¡Como Alicia en el País de las Maravillas...pasemos juntos del otro lado!


Any Carmona

lunes, 9 de agosto de 2010

EL BUFEO COLORADO* por Julia del Prado
















El bufeo colorado
en las aguas del río
fija su residencia,
sólo enseña su amable figura
cuando el sol señala el nuevo día,
y se encuentra a punto de fuego.

Con una leyenda propia,
cuando divisa balsas
plenas de niños,
el bufeo colorado
se les acerca,
para hacerles cosquillas
en divertido juego,
cuando su hocico los roza.

Y luego con alegría sana,
danza en tierna dulzura
en las muyunas del río.

Cuando ríe, abre tanto
tanto su boca
que lanza copos de espuma,
a los niños que andan en balsa,
en las corrientes del río.

Y juega, cómo juega
en retozo,
para alegría de los niños,
cuando sigue a la balsa,
en ondulante carrera.

¡Deleita en malabares!,
con animado gozo;
oculta su cabeza,
brota la cola
otra vez, la cabeza ...

Cuando la luna redonda
se asoma, le avisa que
debe dar las buenas noches
a los niños en balsa,
y se acuesta con sueños,
en el lecho del río.

Los niños esperan, en balsas
en dulces anhelos,
que el bufeo colorado
con el sol amanezca,
para que vuelva a ellos,
con su cadencia, en recreo.


JULIA DEL PRADO


* Del libro Cabriolas.
Lima: Editorial San Marcos, 2004, p. 14-15

1 comentario: